La cueva de las lechuzas

Compartir:

La cueva de las Lechuzas

La Cueva de las Lechuzas está localizada en las faldas de la cordillera “La Bella Durmiente”, en el Parque Nacional de Tingo María, a unos 6.5 km de la ciudad de Tingo María.La cueva de las Lechuzas

Es una gruta de piedra caliza que alberga una impresionante colonia de aves, murciélagos, reptiles e insectos. La más famosa ave es el guácharo, mal llamado “lechuza” por los lugareños y que dio su nombre a la cueva.

El Guácharo es un ave nocturna que vive en colonias en el interior de profundas cavernas y navega por ecolación (emite sonidos en su entorno e interpreta los ecos que generan los objetos a su alrededor), como murciélagos o delfines. Llegan a medir hasta 50 cm y es de color marrón con manchas blancas y negras. Sale de las cuevas de noche para buscar su comida, principalmente frutos y semillas. La palmera de pijuayo y yutubanco constituyen su dieta favorita. El sonido que emite al volar llena la caverna al atardecer.

Hasta hoy se ha llegado a explorar 400 m del complejo pero se desconoce si tiene una salida o a cuantos metros se encontraría el final de la gruta.Cueva en Tingo Maria

En la primera parte de esta gran cueva podremos observar una enorme cantidad de estalactitas y estalagmitas con variadas formas. En la segunda parte, se pueden observar enormes pero indefensas arañas, murciélagos y diversos artrópodos.

Al subir las escaleras ya se puede escuchar el bullicio de la fauna que la puebla. Poco a poco se descubre la entrada y el sonido se vuelve más fuerte e impresionante.

Después de la visita se puede bañar en un pequeño manantial ubicado poco después de la entrada, antes de la cueva. Sus aguas son agradablemente limpias y refrescantes.

Los turistas son frecuentes en este lugar, especialmente aquellas personas que vienen para realizar investigaciones, La Cueva de Lechuzas está abierta al público en general.

Tingo Maria

Temas Relacionados

Comentarios